Ángel de la Cruz


Artículo escrito por Roge Hispán Bolívar

Un año más, nos encontramos con que gracias al PP nuestros mayores seguirán perdiendo poder adquisitivo. Esto se debe a que según la ley (modificada con los votos de la mayoría parlamentaria del PP en 2013) se establece que hasta 2022 las pensiones se calcularán por medio del Sistema de Revaloración, que establece un mínimo de 0,25% cada año. Sin embargo, el IPC (“el precio de la vida”) ha subido un 2%, por lo que las pensiones han bajado un 1,75%. Esta es la realidad.

Y esto se traduce de manera muy sencilla: gracias a esta ley el Gobierno tiene la coartada legal para, aun con récords de ganancias en sectores como la banca y con la subida del coste de la vida (IPC) en torno al 2% en 2017, “suban” las pensiones un escaso 0,25%. Y lo peor es que las previsiones que se hacen es que sea así como mínimo hasta el año 2022, lo que se traduciría en que nuestros mayores perderán un 7% de poder adquisitivo hasta esa 2022, debido a que, gracias a la reforma “exprés” de la Constitución llevada a cabo de la mano del PSOE y PP del artículo 135, el Estado no puede endeudarse y tiene que pagar la deuda pública como prioridad (reducir el “famoso” déficit).

O dicho de otra manera, lo primero es pagar los intereses a los bancos alemanes, lo que se traduce en que éstos son más importantes que las pensiones, la sanidad o la educación. A esto nos han llevado los distintos gobiernos a lo largo de la última década. No podemos olvidar que la primera reforma para subir la edad de jubilación a los 67 años fue en 2010 (el famoso “pensionazo”) con los votos a favor del PSOE y de… CiU, ¡los malvados nacionalistas catalanes!

Así que, recuerda, cuando veas que la pensión tan sólo sube un 0,25% mientras que el precio de la vida sube el 2%, cuando nos hablan de crecimiento económico y beneficios empresariales, cuáles son los motivos y cuáles han sido las políticas  que nos han llevado a esta situación, la cual podríamos describir como: “de aquellos barros, estos lodos”.

Los mismos que tienen cuentas en paraísos fiscales, los mismos que rescatan a los bancos, los mismos que se blindan sus sueldazos vitalicios y que incluso cobran en B; esos son los que ahora quieren robarles las pensiones a nuestros mayores después de toda una vida trabajando. ¡Por supuesto que hay dinero para pensiones! Pero para eso necesitamos echar a un Gobierno que solo gobierna para una minoría. Mayores y jóvenes debemos unirnos para luchar juntos por nuestros derechos!

Ángel de la Cruz


Estimado vecino, estimada vecina:

El otro día me acordé de ti. Por cuestiones de trabajo estaba comiendo en el Congreso de los Diputados, rodeado de sus señorías, y me acordé de ti. De vosotros/as. Del pueblo. Hay quienes levantan un poco la cabeza y se olvidan de sus orígenes, de dónde vienen. A mí, por el contrario, salir fuera y visitar ambientes de «alta alcurnia» me produce el efecto contrario: cada vez me siento más orgulloso de venir de un pueblo trabajador y humilde como el nuestro.

Permitidme que en esta carta haga una excepción y me dirija con especial cariño a los padres y a las madres de Benalúa.
Desde bien jóvenes trabajasteis y sacrificasteis parte de vuestra vida para que vuestros hijos, nuestra generación, pudieran vivir más cómodamente. Sin embargo, con la supuesta «salida» de la crisis estáis viendo que eso no será así. Con trabajos precarios y temporales los jóvenes se ven obligados a emigrar de pueblo, de ciudad e incluso algunos de país. ¿Qué posibilidades tendrá la nueva generación de jóvenes de construir un proyecto de vida a medio y largo plazo?

A pesar de todo, no voy utilizar unas fechas señaladas como estas para exponeros mis quejas o lamentos, sino para daros las gracias y transmitiros, humildemente, un poco de esperanza.

Da igual que no hayamos hablado nunca, o tan sólo alguna vez de pasada; da igual que seamos de distintos equipos o que votemos diferente. Si llevas luchando toda la vida, sacando tu familia adelante, en el campo, en el bar, en la obra, en tu negocio, trabajando «en lo que va saliendo» o haciendo los trabajos de «la casa» (tan injustamente infravalorados sobre todo por nosotros los hombres): gracias. Vosotros y vosotras sois lo mejor del pueblo, lo mejor del país. Probablemente no os consideren tan sofisticados como la gente que sale en la tele y puede que algunos que se creen más listos os miren por encima del hombro, pero sois, sin duda, «la sal de la tierra».

Soléis quejaros, casi siempre con razón, de que la juventud no está concienciada y no es capaz de levantarse para luchar por su futuro. Sin embargo, debéis saber que algunos estaremos hasta el último día defendiendo lo que vosotros y vosotras conseguisteis con tanto esfuerzo y luchando por el futuro de los que vienen. Puede que hoy no seamos la mayoría, pero mañana lo seremos. Si algo hemos demostrado –modestamente– en Benalúa es que se puede construir desde abajo, con mucho sacrificio, hasta desafiar a quienes parecían gigantes y sin embargo sólo eran molinos.

Sobre esto reflexionaba el otro día comiendo en el Congreso de los Diputados, rodeado de sus señorías, cuando me acordé de ti. De vosotros/as. Del pueblo. Gracias, padres y madres, por tanto esfuerzo. Puede que no sea mucho, pero os prometemos luchar por un mundo mejor hasta el último día. Por los que se fueron, por los que vendrán. Porque fueron, somos. Porque somos, serán.

Benalúa, mis mejores deseos para un próspero 2018.

Ángel de la Cruz Campos
Ángel de la Cruz
Durante estos días hemos recogido vuestras quejas y las hemos convertido en una moción. Proponemos soluciones al Ayuntamiento, pero lamentamos que no estuviera en la reunión de esta semana en la que se creó la Plataforma de Afectados de los Montes Orientales. Exigimos soluciones! Mientras llegan, seguimos a vuestra disposición para luchar por vuestros derechos. 


Ángel de la Cruz
Os dejamos con un número especial de nuestra revista Benalúa es de todos! Seguiremos recogiendo las aportaciones de nuestros vecinos.

Pincha en las imágenes para ampliarlas.


Ángel de la Cruz

Aprovechando que la “cuestión catalana” está en su momento más álgido, me gustaría poner encima de la mesa unas reflexiones intentando aportar más rigor del que están aportando todos los actores, empezando por los medios de comunicación.

Aunque sea de sobra conocido, me gustaría empezar subrayando que nosotros no somos independentistas: estamos en contra de la independencia de Cataluña, no imaginamos una España sin Cataluña. Ante el agotamiento del Estado de las Autonomías llevamos proponiendo un modelo de República Federal y Solidaria para dar solución a una cuestión territorial que, como venimos advirtiendo desde hace muchos años, tarde o temprano acabaría estallando. Esta tremenda crisis de Estado obedece a una permanente “huida hacia delante”  ya que los distintos gobiernos han estado apoyándose en los nacionalistas vascos pero sobre todo en los nacionalistas catalanes; recordemos que tanto Felipe González como Aznar fueron presidentes con el apoyo de los nacionalistas catalanes. La Ley Electoral los sobrerepresentaba y tanto PP como PSOE los elegían a ellos como interlocutores, marginando a IU. Los que ayer hacían eso, hoy se visten de patriotas.

El “proceso catalán” es transversal  y en él participa gente de distintas clases sociales y con distintas ideologías, eso es verdad, pero quienes han dirigido en todo momento el proceso son las clases altas de Cataluña, las cuales hasta ahora eran aliadas íntimas de las clases altas españolas. Al menos desde el siglo XIX la oligarquía española gobierna en alianza con las burguesías vasca y catalana. Ese “bloque de poder” se mantuvo en el franquismo y pasó intacto por la Transición. Con la crisis económica (y otros factores) se ha roto. Con esto no queremos decir que no haya trabajadores catalanes que apuesten por la independencia, pero el núcleo dirigente catalán es el que es y está tiñendo de nacionalismo un proceso que difícilmente será “soberanista”: si la soberanía está en el Banco Central Europeo y no en Madrid, ¿qué soberanía tendría un estado pequeñito dentro de la Unión Europea alemana? Históricamente los nacionalismos han sido la coartada para tapar los ojos de la clase trabajadora con banderas y así impedir que se organicen y luchen contra su verdadero enemigo: los de arriba, los privilegiados, los que viven a costa de la inmensa mayoría. Ese enemigo son los grandes bancos y sus representantes políticos: los Jordi Pujol y los Artur Mas… Pero también los Rajoy y los Bárcenas. No podemos ser nacionalistas porque sabemos que un agricultor andaluz tiene más en común con un obrero catalán que con Cayetano Martínez de Irujo (el hijo de la Duquesa de Alba).

Por último me gustaría reflexionar acerca del patriotismo. Yo me siento orgulloso de haber nacido en un país con España, con todas sus libertades y oportunidades. Pero igual que español, me siento andaluz, granadino y benaluense. Estos son sentimientos, y como ya he dicho en alguna ocasión, nadie puede imponer o decir cómo tienen que sentirse los demás. Cada cual es libre de sentir lo que quiera y de poder expresarlo. El problema viene cuando se intentan esconder los problemas de un país detrás de una bandera. Me explico: para mí patriotismo es mucho más que una bandera, es ayudar a mi vecino cuando me necesita (entendiendo vecino en el sentido amplio de la palabra), es ayudar a parar desahucios, luchar por una educación de calidad, por una sanidad universal, por que todos disfrutemos de los derechos y las libertades que nos concede la Constitución.

Y cuando veo a un partido ¡imputado por corrupción! (el PP) agitar la bandera de España (y en cierto sentido apropiarse de ella) y a otro partido de los más corruptos de Europa junto al PP (CiU) agitar la bandera de Cataluña me da una tristeza enorme. Una persona patriota de verdad debería sentirse avergonzada de ver como estos dos partidos corruptos se apropian de nuestros símbolos para ocultar sus miserias y su corrupción. Agitar una bandera no te hace más patriota o más español, patriotas son los que luchan por una sanidad más justa o quienes pagan mes a mes religiosamente sus impuestos, y se preocupa ya no solo por su familia, sino también por sus compatriotas. E insisto, no vimos a ninguno de los que hoy están sacando sus banderas a la calle (PP, CIU, …) parando ningún desahucio o luchando por los derechos de los estudiantes universitarios, por ejemplo. Al contrario: siempre los hemos visto malvendiendo España y la democracia y convirtiendo la Constitución en papel mojado.

Se habla mucho del artículo 155 de la Constitución. En 2011, PSOE y PP con el apoyo de los nacionalistas catalanes que hoy son “el diablo” reformaron el artículo 135 de la Constitución para decir que lo prioritario por encima de todo es pagar los intereses de la deuda a los bancos alemanes. Pongamos un ejemplo extremo para que se entienda: si en España cayera un meteorito y destrozara medio país, lo primero no sería reconstruir el país y ayudar a las familias afectadas, ¡lo primero sería pagar los intereses a los bancos alemanes! ¡Y éstos son los que ahora van de patriotas!


Podríamos azuzar los bajos instintos en busca de cuatro votos como están haciendo unos y otros, pero preferimos respetar la inteligencia de la gente. Por ello defendemos que el referéndum legal y pactado será la única manera para desbloquear la situación a la que nos han llevado los pirómanos que ahora se visten de bomberos. Dentro de 10 años recordaremos este artículo y veremos quiénes tenían responsabilidad de Estado y quienes buscaban votos entre la desesperación de la gente, allí y aquí.

Roge Hispán
Politólogo
Asamblea Local de IU
Ángel de la Cruz
Pinchar en la imagen para ampliar
Ya no es nada nuevo. Desde hace ya tiempo, cada día nos levantamos con una nueva noticia sobre la corrupción del Partido Popular. Ahora hemos sabido que al menos desde su campaña de 2008 se han venido financiando irregularmente campaña tras campaña, siendo la última noticia la interceptación de dos empresarios vinculados al PP en la frontera con 200.000€ en metálico, camino de Suiza, ojo, en el año 2011. Lo hemos sabido hoy.

Gracias a la Gurdia Civil, hoy ya sabemos con absoluta certeza que el PP se ha financiado ilegalmente campaña tras campaña durante al menos los últimos 10 años. Esto es como el ciclista que se dopa con sustancias ilegales carrera tras carrera para ser el mejor, solo que en esta ocasión estamos hablando del dinero de todos y cada uno de nosotros: el dinero para que nuestros hijos estudien, para que nuestras carreteras sean decentes o para que todos podamos disfrutar de una mejor sanidad. Es nuestro dinero, el de todos, el que han estado robando año tras año.

Para quien no lo entienda, le pongo un ejemplo claro: empresario A “dona” al PP 200.000€. PP gana las elecciones (en parte gracias a esa “donación”) y le concede al empresario A una obra pública. La obra pública cuesta 500.000€ hacerla, pero, para devolverle el “favor” de la “donación”, se la adjudica al empresario A por un valor de 800.000€. En el camino, todos y todas hemos perdido 300.000€. El “truco del almendruco”. Ahora imaginense esto pero con miles de millones de euros. Y luego nos preguntamos por qué estamos tan mal.

Llegados a este punto, hay que preguntarse que hacen los demás partidos para intentar que esto deje de suceder, y para que el PP no siga en las instituciones. Ciudadanos ya lo sabemos, mucho bla bla contra la corrupción pero mantiene el gobierno en los lugares y partidos que más corrupción acumulan: PP de Madrid (con decenas de casos investigandose) y PSOE de Andalucía (los de los ERES y los cursos de formación). El PSOE, los que se abstuvieron para que gobernara Rajoy, los que dicen ser de izquierdas pero gobiernan con Ciudadanos en Andalucía, y los que tienen de candidata a una mujer que en su programa para liderar al PSOE insta a los estudiantes a que se adeuden con un banco en vez de reforzar el sistema público de becas. Ese PSOE.

Frente a ellos, el grupo parlamentario de Unidos Podemos ha propuesto una moción de censura el PP, una moción de censura a Mariano Rajoy para echarlos de una vez por todas de las instituciones, que sus sucias manos dejen de tocar el dinero de todos, y elegir un candidato de consenso entre todos. Ciudadanos ya sabemos que va a seguir apoyando a los corruptos del PP (aunque ellos van en contra de la corrupción bla bla bla). El PSOE, aunque sin líder aún, ya ha anunciado que tampoco la va a apoyar. Eso lo dicen los de la abstención, los que le dieron el gobierno a Rajoy, evidentemente.

Si yo fuera militante del PSOE, creo que tendría claro que hay que echar a Rajoy y al PP, y hay que al menos negociar y llegar a entendimientos para acabar con todo esto que he descrito. Este fin de semana son las primarias del PSOE y tendrán un nuevo líder. Veremos a ver de qué parte está ese “nuevo” PSOE.
Ángel de la Cruz
Pincha en la imagen para ampliar la nueva edición de primavera 2017 de la revista Benalúa es de tod@s.