Ángel de la Cruz

La trayectoria de Susana Díaz es muy curiosa. Hace tres años rompió con la izquierda para convocar elecciones anticipadas porque creía que le salían los números. Desde entonces hasta hace tres días ha gobernado con la derecha (Ciudadanos) pero ha vuelto a romper el gobierno y a convocar elecciones anticipadas porque cree (otra vez) que le salen los números.

Desde luego durante estos tres años no se ha aburrido: ha intentado utilizar Andalucía como trampolín hacia la Secretaría General del PSOE pero su jugada le salió mal y tuvo que volver a Andalucía porque no le queda otra alternativa.

Para Susana Díaz Andalucía siempre ha sido un “segundo plato”. Ha utilizado a sus votantes andaluces y los recursos de todos los andaluces para promocionar sus intereses personales.

Sin embargo, no lo tiene fácil. Nunca antes se podía ver con tanta claridad que el PSOE-A no tiene proyecto para Andalucía, por no hablar de los escándalos de corrupción.

Decía un sabio que “los políticos y los pañales deben ser cambiados con frecuencia... y por los mismos motivos”. Después de 40 años hace más falta más que nunca un cambio porque, aun reconociendo que por supuesto en todo este tiempo se han producido avances, a día de hoy Susana Díaz es un obstáculo para el progreso y la modernización de Andalucía.

Después de 40 años han convertido a las instituciones públicas en su particular “cortijo” y las han puesto al servicio de sus intereses partidistas y personales, pero no al servicio de los/as andaluces/as.

Susana Díaz solo es capaz de garantizar un horizonte de seguridad a los poderosos, a las élites económicas, que son quienes realmente mandan. Ellos son los verdaderos dueños del cortijo, Susana Díaz tan solo es una capataz. Sin embargo, las élites económicas y los privilegiados se protegen solos: lo que necesitamos es un gobierno que se deba al pueblo y mire por los intereses de la Andalucía Trabajadora; de la Andalucía Trabajadora que se levanta todos los días para sacar Adelante Andalucía.

Y eso es lo que decimos nosotros decimos: Adelante Andalucía. ¿Que qué es eso? Muy sencillo: la unión de los/as andaluces/as que están hartos de ver cómo una tierra tan rica como Andalucía no es capaz de ascender de la “segunda división” a la que nos descendieron unos gobernantes incapaces de explotar el potencial andaluz; la unión de los/as andaluces/as que luchan a diario para “buscarse las habichuelas” y sacar Adelante Andalucía al mismo tiempo que unos pocos sinvergüenzas se llevan calentito lo que es de todos.

Eso es Adelante Andalucía: una nueva Andalucía más moderna, más justa y con más oportunidades para aquellos que se lo curran y así no tengan que emigrar.

Y no olvidéis, vecinos y vecinas, que como pone en la imagen, Susana Díaz debe a Benalúa más de 300.000 €, ya que incumple sus propias leyes. Por responsabilidad y justicia nuestros concejales presentaron una moción en el Ayuntamiento reclamando a la Junta que cumpla la ley y nos dé el dinero que nos debe: aquí estamos para mirar por nuestro pueblo.
Sorprendentemente el PSOE votó en contra y el PP quería sumarse y presentar una moción conjunta: ¡como si el PP no fuera también responsable de esquilmar las arcas públicas! El PP no representa ningún tipo de alternativa para Andalucía.

La Alternativa a Susana Díaz vendrá por la izquierda.