Ángel de la Cruz


Artículo escrito por Roge Hispán Bolívar

Un año más, nos encontramos con que gracias al PP nuestros mayores seguirán perdiendo poder adquisitivo. Esto se debe a que según la ley (modificada con los votos de la mayoría parlamentaria del PP en 2013) se establece que hasta 2022 las pensiones se calcularán por medio del Sistema de Revaloración, que establece un mínimo de 0,25% cada año. Sin embargo, el IPC (“el precio de la vida”) ha subido un 2%, por lo que las pensiones han bajado un 1,75%. Esta es la realidad.

Y esto se traduce de manera muy sencilla: gracias a esta ley el Gobierno tiene la coartada legal para, aun con récords de ganancias en sectores como la banca y con la subida del coste de la vida (IPC) en torno al 2% en 2017, “suban” las pensiones un escaso 0,25%. Y lo peor es que las previsiones que se hacen es que sea así como mínimo hasta el año 2022, lo que se traduciría en que nuestros mayores perderán un 7% de poder adquisitivo hasta esa 2022, debido a que, gracias a la reforma “exprés” de la Constitución llevada a cabo de la mano del PSOE y PP del artículo 135, el Estado no puede endeudarse y tiene que pagar la deuda pública como prioridad (reducir el “famoso” déficit).

O dicho de otra manera, lo primero es pagar los intereses a los bancos alemanes, lo que se traduce en que éstos son más importantes que las pensiones, la sanidad o la educación. A esto nos han llevado los distintos gobiernos a lo largo de la última década. No podemos olvidar que la primera reforma para subir la edad de jubilación a los 67 años fue en 2010 (el famoso “pensionazo”) con los votos a favor del PSOE y de… CiU, ¡los malvados nacionalistas catalanes!

Así que, recuerda, cuando veas que la pensión tan sólo sube un 0,25% mientras que el precio de la vida sube el 2%, cuando nos hablan de crecimiento económico y beneficios empresariales, cuáles son los motivos y cuáles han sido las políticas  que nos han llevado a esta situación, la cual podríamos describir como: “de aquellos barros, estos lodos”.

Los mismos que tienen cuentas en paraísos fiscales, los mismos que rescatan a los bancos, los mismos que se blindan sus sueldazos vitalicios y que incluso cobran en B; esos son los que ahora quieren robarles las pensiones a nuestros mayores después de toda una vida trabajando. ¡Por supuesto que hay dinero para pensiones! Pero para eso necesitamos echar a un Gobierno que solo gobierna para una minoría. Mayores y jóvenes debemos unirnos para luchar juntos por nuestros derechos!

0 Responses

Publicar un comentario