Ángel de la Cruz




Ángel de la Cruz

La trayectoria de Susana Díaz es muy curiosa. Hace tres años rompió con la izquierda para convocar elecciones anticipadas porque creía que le salían los números. Desde entonces hasta hace tres días ha gobernado con la derecha (Ciudadanos) pero ha vuelto a romper el gobierno y a convocar elecciones anticipadas porque cree (otra vez) que le salen los números.

Desde luego durante estos tres años no se ha aburrido: ha intentado utilizar Andalucía como trampolín hacia la Secretaría General del PSOE pero su jugada le salió mal y tuvo que volver a Andalucía porque no le queda otra alternativa.

Para Susana Díaz Andalucía siempre ha sido un “segundo plato”. Ha utilizado a sus votantes andaluces y los recursos de todos los andaluces para promocionar sus intereses personales.

Sin embargo, no lo tiene fácil. Nunca antes se podía ver con tanta claridad que el PSOE-A no tiene proyecto para Andalucía, por no hablar de los escándalos de corrupción.

Decía un sabio que “los políticos y los pañales deben ser cambiados con frecuencia... y por los mismos motivos”. Después de 40 años hace más falta más que nunca un cambio porque, aun reconociendo que por supuesto en todo este tiempo se han producido avances, a día de hoy Susana Díaz es un obstáculo para el progreso y la modernización de Andalucía.

Después de 40 años han convertido a las instituciones públicas en su particular “cortijo” y las han puesto al servicio de sus intereses partidistas y personales, pero no al servicio de los/as andaluces/as.

Susana Díaz solo es capaz de garantizar un horizonte de seguridad a los poderosos, a las élites económicas, que son quienes realmente mandan. Ellos son los verdaderos dueños del cortijo, Susana Díaz tan solo es una capataz. Sin embargo, las élites económicas y los privilegiados se protegen solos: lo que necesitamos es un gobierno que se deba al pueblo y mire por los intereses de la Andalucía Trabajadora; de la Andalucía Trabajadora que se levanta todos los días para sacar Adelante Andalucía.

Y eso es lo que decimos nosotros decimos: Adelante Andalucía. ¿Que qué es eso? Muy sencillo: la unión de los/as andaluces/as que están hartos de ver cómo una tierra tan rica como Andalucía no es capaz de ascender de la “segunda división” a la que nos descendieron unos gobernantes incapaces de explotar el potencial andaluz; la unión de los/as andaluces/as que luchan a diario para “buscarse las habichuelas” y sacar Adelante Andalucía al mismo tiempo que unos pocos sinvergüenzas se llevan calentito lo que es de todos.

Eso es Adelante Andalucía: una nueva Andalucía más moderna, más justa y con más oportunidades para aquellos que se lo curran y así no tengan que emigrar.

Y no olvidéis, vecinos y vecinas, que como pone en la imagen, Susana Díaz debe a Benalúa más de 300.000 €, ya que incumple sus propias leyes. Por responsabilidad y justicia nuestros concejales presentaron una moción en el Ayuntamiento reclamando a la Junta que cumpla la ley y nos dé el dinero que nos debe: aquí estamos para mirar por nuestro pueblo.
Sorprendentemente el PSOE votó en contra y el PP quería sumarse y presentar una moción conjunta: ¡como si el PP no fuera también responsable de esquilmar las arcas públicas! El PP no representa ningún tipo de alternativa para Andalucía.

La Alternativa a Susana Díaz vendrá por la izquierda.

Ángel de la Cruz



Ángel de la Cruz


Ángel de la Cruz


Artículo escrito por Roge Hispán Bolívar

Un año más, nos encontramos con que gracias al PP nuestros mayores seguirán perdiendo poder adquisitivo. Esto se debe a que según la ley (modificada con los votos de la mayoría parlamentaria del PP en 2013) se establece que hasta 2022 las pensiones se calcularán por medio del Sistema de Revaloración, que establece un mínimo de 0,25% cada año. Sin embargo, el IPC (“el precio de la vida”) ha subido un 2%, por lo que las pensiones han bajado un 1,75%. Esta es la realidad.

Y esto se traduce de manera muy sencilla: gracias a esta ley el Gobierno tiene la coartada legal para, aun con récords de ganancias en sectores como la banca y con la subida del coste de la vida (IPC) en torno al 2% en 2017, “suban” las pensiones un escaso 0,25%. Y lo peor es que las previsiones que se hacen es que sea así como mínimo hasta el año 2022, lo que se traduciría en que nuestros mayores perderán un 7% de poder adquisitivo hasta esa 2022, debido a que, gracias a la reforma “exprés” de la Constitución llevada a cabo de la mano del PSOE y PP del artículo 135, el Estado no puede endeudarse y tiene que pagar la deuda pública como prioridad (reducir el “famoso” déficit).

O dicho de otra manera, lo primero es pagar los intereses a los bancos alemanes, lo que se traduce en que éstos son más importantes que las pensiones, la sanidad o la educación. A esto nos han llevado los distintos gobiernos a lo largo de la última década. No podemos olvidar que la primera reforma para subir la edad de jubilación a los 67 años fue en 2010 (el famoso “pensionazo”) con los votos a favor del PSOE y de… CiU, ¡los malvados nacionalistas catalanes!

Así que, recuerda, cuando veas que la pensión tan sólo sube un 0,25% mientras que el precio de la vida sube el 2%, cuando nos hablan de crecimiento económico y beneficios empresariales, cuáles son los motivos y cuáles han sido las políticas  que nos han llevado a esta situación, la cual podríamos describir como: “de aquellos barros, estos lodos”.

Los mismos que tienen cuentas en paraísos fiscales, los mismos que rescatan a los bancos, los mismos que se blindan sus sueldazos vitalicios y que incluso cobran en B; esos son los que ahora quieren robarles las pensiones a nuestros mayores después de toda una vida trabajando. ¡Por supuesto que hay dinero para pensiones! Pero para eso necesitamos echar a un Gobierno que solo gobierna para una minoría. Mayores y jóvenes debemos unirnos para luchar juntos por nuestros derechos!