Ángel de la Cruz




Están en peligro absolutamente todos los derechos que los trabajadores y los estudiantes conquistamos mediante movilizaciones y luchas durante el siglo pasado. Esta es una realidad palpable que nos afecta a todos los jóvenes y que nos afectará especialmente en un futuro cercano. Hoy sufrimos un 50% de paro y un deterioro brutal de nuestra capacidad para labrarnos un futuro. Podemos afirmar que la mayoría de los jóvenes estamos condenados al paro y/o a la precariedad, a no ser que la situación dé un giro de 180º.

Ante esta situación tenemos dos opciones: la primera es mirar para otro lado y quedarnos de brazos cruzados, asumiendo la responsabilidad de la miseria a la que nos han condenado unos pocos; la segunda es dar un paso al frente y asumir que en este contexto no hacer nada significa posicionarse a favor de esos pocos que nos han condenado a la miseria.

Nos dirigimos a la Juventud de los Montes Orientales en su conjunto porque más allá de nuestro posicionamiento todos sufrimos la crisis que han generado unos pocos, pero nos dirigimos especialmente a los que están dispuestos a dar un paso adelante para acelerar el necesario giro de 180º.

Ya no valen las quejas o los lloriqueos. Hoy es más necesaria que nunca la Organización porque solo mediante ella las quejas o los ‘lloriqueos’ se pueden transformar en movilización, en programas y en alternativas. Es la hora de decir entre todos qué y cómo seremos ser de mayores. Es la hora de decir entre todos cómo nos queremos organizar como sociedad. Es la hora de luchar por lo que es nuestro. La próxima cita: el sábado 2 de marzo a las 19:00 en Píñar.

0 Responses

Publicar un comentario